RESEÑA DE LA LLEGADA DE LOS HERMANOS AL PERÚ

Era el mes de julio de 1920 cuando el Hermano Asistente Vivantien Aimé procedente del Ecuador, llegó a Lima de paso para Bolivia, Chile, Argentina y Brasil. Encontrándose en nuestra capital, recibió la visita del Nuncio Apostólico, Mons. Lauri, y del Arzobispo, Mons. Emilio Lisson, quienes solicitaron de manera formal la venida de los Hermanos. Aprovechando de su posterior visita “ad limina”, el Sr. Arzobispo pasó por la Casa Generalicia de Lembeq Lez Hall en donde fue recibido por el Hermano Superior General Imier de Jesús.

Accediendo a la súplica del Sr. Arzobispo, expresándola incluso poniéndose de rodillas para conseguir su propósito, el Hermano Superior General encomendó al Hermano Gerbert Marie, Visitador del Ecuador, reiniciar las gestiones. Por segunda vez el Hermano Imonis fue comisionado para venir a Lima, a donde llegó el 30 de agosto de 1921, fiesta de Santa Rosa de Lima.

Culminadas con éxito las gestiones, el 3 de setiembre de 1921, se firmó el contrato por la cual los Hermanos se hacían cargo de las clases de Primaria del Colegio Seminario de Santo Toribio que funcionaba en los claustros del Convento de los Padres Franciscanos.

El 8 de febrero de 1922 llega el Hermano Imonis a Lima, acompañado por el Hermano Aphrosien Marie, nombrado Director de la nueva fundación, según obediencia del Hermano Superior General Imier de Jesús, con fecha 25 de enero de 1922. Los Hermanos fueron recibidos en el Callao por los Padres Redentoristas en cuyo convento se alojaron los primeros días. Al mes siguiente, llegaron los Hermanos Arnold Benoit, Géraud, y Boniface de Jesús, quienes con el Hermano Director, Aphrosien Marie formarían la Primera Comunidad de La Salle en el Perú.